The proposal

– ¿Cuándo y dónde fue?

Fue el 9 de diciembre de 2016 en Panamá. El día que cumplíamos 10 años de novios en una terraza a 50 pisos de altura. Las vistas al mar y al skyline de la ciudad eran increíbles.

 

– ¿Cómo fue?

Era de noche y supuestamente la sorpresa iba a ser el lugar al que íbamos a cenar. Durante todo ese día yo había estado muy ocupada, nos íbamos a España en dos días y tenía que terminar de coordinar un millón de cosas. Por eso quizás no me di cuenta de que él había estado histérico todo el día.  Horas antes de salir de casa yo seguía trabajando en un proyecto urgente que tenía que entregar y él se puso intenso preguntándome que me iba a poner. Normalmente siempre lo pienso con tiempo pero ese día tenía demasiadas cosas que hacer, así que, sin darle mucha importancia, le dije que fuera al armario y sacara dos de los vestidos que más le gustaran.

Cuando llegamos al lugar no entendía nada, fui a ciegas durante todo el camino. Ahí fue cuando empecé a darme cuenta de que era algo más que una cena de aniversario, pero jamás pensé que iba a pedirme que me casara con él.

Cuando llegamos a esa terraza y vi un camino de luces gigantes que se encendían en el suelo a nuestro paso empecé a temblar… Al final de ese caminito se encendieron unos focos que iluminaban un panel de flores precioso. Todo estaba delicadamente planificado y se había rodeado del mejor equipo porque lo que sí tenía muy claro, es que yo quería tener fotos y vídeos de ese momento J. El anillo estaba guardado en una cajita entre las flores, mientras yo miraba abrumada las vistas de la ciudad y toda la decoración, él se arrodilló con el anillo en la mano. Quiero recordar esa sensación por siempre, sus ojos me miraban como si fuera mágica, yo no podía dejar de llorar… El anillo era absolutamente perfecto, yo no lo habría elegido mejor jeje.

Hoy en día, todos me preguntan cómo no pude imaginarlo… Quizás porque siempre pensé que me lo pediría en algún viaje o que volveríamos a Londres, donde nos conocimos, y me lo pediría allí. ¡Nunca creí que sería en Panamá y fue perfecto!

Lo más bonito de todo, es que después de 10 años, y a pesar de que sabía que el día de la pedida de mano no podía estar muy lejos, ese día en concreto me tomó completamente por sorpresa.

 

– ¿Siempre habías soñado con una pedida de mano así?

No estoy segura de cómo quería que fuera ese momento, lo que si tenía muy claro es que quería ser sorprendida y así fue.

 

-¿Alguna anécdota curiosa? 

La terraza en la que estábamos era un piso 50 pero el edificio tenía 75. Unas plantas más arriba estaban nuestros mejores amigos viviendo en silencio ese momento con nosotros. Fue mágico cuando le dije que sí y todos empezaron a aplaudir y a gritar jeje yo no sabía qué estaba pasando. Fue muy bonito.

Después sí nos fuimos a nuestra cena sorpresa, si no recuerdo mal no pude comer casi nada, estaba demasiado emocionada. Recuerdo que solo bebí vino (cuando yo no bebo jamás jeje). Cuando llegamos a casa, aprovechando que estaba amaneciendo en España, llamé a mis padres y a mi hermana por Facetime. ¡No podía esperar a contarles lo que acababa de pasar!

Proposal

firma

 

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.